Ir al contenido principal

¿Niño o niña?



La forma de la barriga, la forma de engordar, la belleza de la madre... Son muchos los mitos, leyendas y creencias que existen alrededor del sexo del futuro bebé.

Para mí, el único método fiable para conocer el sexo del bebé durante el embarazo es la ecografia. Sin embargo, siguen existiendo leyendas, mitos y creencias de lo más curiosas que tratan de averiguar si el bebé sera niño o niña.



La cadenita: existen distintas variantes: que la cadena sea de oro, que en extremo tenga un anillo o una cruz, que balancee sobre la palma de la mano o sobre la barriga... El caso es que si la cadena se balancea hacia delante y hacia atrás, se esperaría un varón. En cambio si el movimiento fuera circular el embarazo traería una niña. (Me sale un círculo... NIÑA!)

Según la forma de la barriga: si es más puntiaguda, niño, mientras que si es redondeada o achatada, niña. Sin embargo, hay muchos tipos de barrigas y su forma depende más de otras cuestiones que de esta creencia popular. (Según me dicen la mía es más redondeada...NIÑA!)

La prueba del aceite: se echa unas gotas de aceite sobre la parte más saliente de la barriga, si se desliza rápidamente es niño, si lo hace de manera lenta, es niña. No sé si será muy efectiva para predecir el sexo del bebé, pero al menos se me ha quedado la barriga más suave... (Se desliza lentamente, NIÑA!)

Los antojos: si a la mamá le apetecen dulces, es porque espera una niña; en cambio, si lo que desea comer son alimentos ácidos o salados, está embarazada de un varón. (Dulce, dulce... NIÑA!)

La tabla china: es uno de los métodos más extendidos. Este calendario está basado en la edad que tiene la mujer al momento de quedarse embarazada y en el mes en el que el bebé es concebido. (Me sale NIÑO!)


La tabla maya: parece provenir de los datos estadísticos que obtenían de estudios que ellos mismos realizaban. El método para mirar la tabla es igual que el del calendario chino: hay que mirar la edad de la mujer en el momento de concebir al bebé y el mes en que se produce la concepción. (Me sale NIÑO!)



La fórmula gitana: combina la edad que tenía la mujer al quedar embarazada y el número de mes en que quedó embarazada (enero=1, diciembre=12). Se suman ambas cifras y si sale par es niño, si sale impar es niña. (Me sale impar, NIÑA!)

Fórmula de origen desconocida: es aquella que suma tres cifras: la edad de la madre, el número del mes en que nació y el del mes de la concepción. Si el resultado es impar, niño y si el resultado es par, niña. (Me sale, impar, NIÑO!)

Ya veis que me sale de todo un poco, el viernes os confirmo el sexo de mi bebé! (Que ya tenemos unas ganitas...!!)

Comentarios

Entradas populares de este blog

7 Actividades con piñas

El domingo pasado fuimos al bosque a pasear y a observar el otoño. Encontramos hojas, piñas, bellotas, alguna mariposa, hormigas, tronquitos... la verdad es que nos encantó pasar ese rato juntos y disfrutar de la carita del peque descubriendo el otoño por segunda vez, sus colores y olor, poniendo las cosas que íbamos encontrando en la cesta...
Encontramos tantas piñas que nos dio para hacer todas estas actividades, espero que os gusten!
1 PINTAR PIÑAS: Estuvo muy concentrado pintando una a una las 6 piñas que eligió para decorar-




2 PIÑAS CON GOMAS ELÁSTICAS:

Se trabaja la clasificación uno a uno, por colores, motricidad fina, fuerza de los dedos y de las manos...


3 JUEGO HEURÍSTICO:

Cajas, cartones de váter, hueveras, piñas y... creatividad y imaginación!


4. GUIRNALDA




5. PLASTILINA Y ELEMENTOS DE LA NATURALEZA:


He aquí la presentación que le preparé: plastelina de colores del otoño (amarilla, naranja, roja y marrón), piedras, piñas y tronquitos.

Se trata de que el peque crea lo que quiera…

Pintamos hojas y hacemos magia

Parece que quiere llegar el otoño de verdad... aún así sigue haciendo un sol de verano! Tenemos muchas ganas que llegue ya para ponernos las botas y el paraguas, saltar en los charcos y recoger más hojas.
Ayer hicimos esta actividad con las hojas que recogimos el jueves en la plaza del pueblo. Las pusimos encima de un papel DINA3, las pegamos con pegamento y el pequeño empezó a pintar con colores del otoño y pincel.


Cuando se cansó de pintar, quitamos las hojas y quedaron sus huellas. Este fue el resultado:


Ahora toca hacerle un hueco en el rincón del otoño!
*Podemos jugar a los encajes con las hojas que usamos y encontrar su sitio en el dibujo.

Botellas sensoriales

Las botellas sensoriales permiten el juego de descubrimiento para el bebé disfrutando de como se mueven las cosas dentro de las botellas, como suenan, sus colores, ... Y para más mayores, sirven para trabajar el lenguaje describiendo lo que pasa en las diferentes botellas e introduciendo vocabulario.
Las podéis hacer vosotros mismos si son para bebés, sino os pueden ayudar y es un buen ejercicio de motricidad fina que les ayudará a ir desarrollando los pequeños músculos que más adelante servirán para aprender a escribir. Les ayuda a hacer la pinza entre el dedo pulgar e índice y coordinar los movimientos que deben hacer a la vez el ojo y la mano para que las cosas entren por el agujero de la botella.
Para hacerlas primero necesitáis ir recopilando botellas de plástico. Le quitamos las etiquetas y con un poco de acetona le sacamos la mayor parte del pegamento que queda. Las limpiamos y dejamos secar por dentro y por fuera.
Una vez acabada cada botella, las he cerrado poniendo silicona…