Ir al contenido principal

El papá y el bebé


Los papás que se involucran desde el embarazo y que le hablan todos los días al bebé dentro de la tripa establecen un mayor vínculo afectivo y una mejor relación con su hijo.

El bebé es un ser emocional y lo es desde el momento en que su cerebro es capaz de recibir estímulos. Es aproximadamente a partir de las 20 semanas cuando el área del cerebro destinada a la audición recibe sonidos que le producen emociones.


Oír cada día la voz de su padre que le habla en un tono cariñoso envía señales positivas a su pequeño cerebro en gestación, lo cual contribuye a moldear una personalidad sana y equilibrada.

Además de los sentimientos que tiene el bebé en el vientre materno hacia su padre, dicen que a partir del sexto mes de embarazo el neonato puede ver, oír, experimentar, degustar e, incluso, aprender de forma primitiva.

Desde el útero materno, el bebé ya reconoce la voz de su mamá, porque es la que escucha en todo momento. En cambio, el padre necesitará hablarle y comunicarse con él para que identifique su voz. Además, es muy beneficioso para el vínculo padre-hijo que el papá acuda a las clases de preparación al parto y participe activamente en todo el embarazo.

Por eso, muchos expertos opinan que es muy recomendable que el padre asista al parto, para que el recién nacido y el papá establezcan ese vínculo desde el primer momento del nacimiento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Botellas sensoriales

Las botellas sensoriales permiten el juego de descubrimiento para el bebé disfrutando de como se mueven las cosas dentro de las botellas, como suenan, sus colores, ... Y para más mayores, sirven para trabajar el lenguaje describiendo lo que pasa en las diferentes botellas e introduciendo vocabulario.
Las podéis hacer vosotros mismos si son para bebés, sino os pueden ayudar y es un buen ejercicio de motricidad fina que les ayudará a ir desarrollando los pequeños músculos que más adelante servirán para aprender a escribir. Les ayuda a hacer la pinza entre el dedo pulgar e índice y coordinar los movimientos que deben hacer a la vez el ojo y la mano para que las cosas entren por el agujero de la botella.
Para hacerlas primero necesitáis ir recopilando botellas de plástico. Le quitamos las etiquetas y con un poco de acetona le sacamos la mayor parte del pegamento que queda. Las limpiamos y dejamos secar por dentro y por fuera.
Una vez acabada cada botella, las he cerrado poniendo silicona…

Mi primer DiY: Quiet book o libro silencioso

Durante el embarazo, vagando por el mundo de Pinterest, me encontré con este material maravilloso para entretener a los niños al mismo tiempo que practican algunas habilidades básicas como la atención y la coordinación ojo-mano.
Se llaman libros silenciosos por dos razones:

- Están hechos de algún material que al caerse no hace ruido - Ayudan a que los niños se mantengan en silencio
Yo os enseño el libro que he echo para mi bebé. Lo tiene en su sala de juegos con los otros cuentos y la página que más le gusta es la tapa (texturas y colores de los botones), cuando sea más mayor lo llevaremos en la bolsa para utilizarlo en viajes largos o en momentos que esté inquieto, pues lo usamos para desviar su atención hacia estas actividades provechosas que les gusta.
Estas son algunas ideas:


1: Su inicial con botones de diferentes colores, texturas y tamaños 2: Para formar una cara, con sus partes 3: Una flor con números en los pétalos, para jugar con los números 4: Botones de colores para abro…

Juego heurístico

Una actividad fácil y divertida es realizar juego heurístico con cosas que tengáis por casa.
Se trata de aprovechar la curiosidad de los pequeños para que manipulen y combinen libremente una gran variedad de objetos (no catalogados como didácticos), explorando las distintas posibilidades. Juegan absortos a llenar y vaciar, apilar, abrir y cerrar, tapar y destapar, comparar, introducir unos objetos dentro de otros... y al terminar la exploración se recoge y clasifica el material, algo también de suma importancia.
Hoy hemos sacado los CD's, los botes de colacao y los rollos de cartón. Ha echo torres, castillos y carreteras, y en cuanto se ha cansado lo hemos guardado en el cajón de al lado. (Él ya sabe donde guardamos los materiales de juego heurístico). Os invito a que probéis este juego en vuestras casas y me expliquéis qué tal! A partir de los dos añitos ya pueden jugar.