Ir al contenido principal

La naturaleza y los niños

Para los niños, la naturaleza es un parque de atracciones y a la vez un aula de aprendizaje. El contacto con ella mejora la salud, la capacidad de atención, el desarrollo motor, la autonomía, la seguridad, la adquisición de valores...

La naturaleza ofrece una cantidad tan elevada de estímulos que el contacto con ella hace que el niño se encuentre en un espacio abierto, con sensación de libertad, con capacidad para moverse libremente, de observar los procesos que ocurren, y eso es fundamental para el desarrollo de sus habilidades de movimiento pero también es un estímulo para su aprendizaje: permite al niño sentir de forma diferente a como lo hace en casa o en la ciudad.

Caerse, subir, levantarse, ejercitar los músculos, plantar semillas, coger insectos, ver animales, son estímulos para el cerebro y también para las emociones, porque contemplar un campo de girasoles, oler una flor o ver cómo nace un pollito provoca al niño sensaciones que a su vez suscitan emociones, y esas emociones son luego importantes para construir el conocimiento, porque lo que aprendemos vinculado a emociones se graba más fácilmente en nuestra memoria y es más difícil de olvidar.

La transcendencia de "vivir con la naturaleza y no sólo conocerla" es también esencial en la pedagogía fundada por Maria Montessori, para quien "ninguna descripción, ninguna ilustración de cualquier libro puede sustituir a la contemplación de los arboles reales y de toda la vida que los rodea en un bosque real". En todas las etapas de desarrollo los niños están muy interesados por conocer la naturaleza y ese interés ofrece la oportunidad de desarrollar no sólo una relación de respeto y beneficio mutuo, sino también de desarrollar las habilidades de aprendizaje y competencias para el futuro, pues ese contacto proporciona una experiencia de libertad y de responsabilidad y trabajar con el entorno natural ayuda a desarrollar la creatividad y la iniciativa.

Nosotros intentamos salir a la naturaleza al menos una vez por semana, ya sea un parque, una granja, un bosque o un estanque. Nos gusta ver al peque explorando, oliendo, tocando, descubriendo todo un mundo que nosotros pasamos desapercibido por las prisas, el trabajo, las responsabilidades...


¿Y vosotros?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Botellas sensoriales

Las botellas sensoriales permiten el juego de descubrimiento para el bebé disfrutando de como se mueven las cosas dentro de las botellas, como suenan, sus colores, ... Y para más mayores, sirven para trabajar el lenguaje describiendo lo que pasa en las diferentes botellas e introduciendo vocabulario.
Las podéis hacer vosotros mismos si son para bebés, sino os pueden ayudar y es un buen ejercicio de motricidad fina que les ayudará a ir desarrollando los pequeños músculos que más adelante servirán para aprender a escribir. Les ayuda a hacer la pinza entre el dedo pulgar e índice y coordinar los movimientos que deben hacer a la vez el ojo y la mano para que las cosas entren por el agujero de la botella.
Para hacerlas primero necesitáis ir recopilando botellas de plástico. Le quitamos las etiquetas y con un poco de acetona le sacamos la mayor parte del pegamento que queda. Las limpiamos y dejamos secar por dentro y por fuera.
Una vez acabada cada botella, las he cerrado poniendo silicona…

Dibujo sorpresa

¿A quién no le gusta hacer magia? 
Hoy hemos echo magia con la pintura... mami ha dibujado una ardilla (a mi peque le encanta la canción del "Plim, plim, plim") con cera blanca sobre papel de dibujo blanco, y luego el peque con temperas de colores diluidas en un poco de agua y un pincel, ha ido pintando hasta que ha salido el dibujo por arte de magia. Cuando se seca es cuando más se ve el dibujo.

Lo podéis hacer con un animal, con letras, números, paisajes, lo que más les guste o incluso que pinten ellos con la cera blanca... imaginación al poder!

Instrumentos musicales

Mi pequeño explorador desde hace unos cuantos meses es un músico nato, le encantan todo tipo de instrumentos, verlos en la televisión, en las tiendas, conciertos, bandas de calle... se emciona mucho, pero muy exagerado.

Así que aproveché su etapa sensible y cuando vi las miniaturas de instrumentos AQUÍ no tardé ni un minuto en comprarlos. Y fue lo mejor que hice.


Cuando los vio se volvió loco, ya podían ser miniaturas que él los quería tocar, uno a uno, nos pedía que le pusiésemos vídeos de Youtube tocando esos instrumentos... se fijaba en cómo se tocaba y se lo ponía en la boca para soplar.

Le hice unas tarjetas con el nombre y el dibujo del instrumento para jugar a relacionar con la miniatura, también le gustó... (incluso papá se ha aprendido el nombre de algunos que desconocía...)

Le buscamos una cesta para guardarlo todo:

Y aquí, en el salón, tenemos el rincón de los instrumentos musicales, su favorito: