Ir al contenido principal

Cómo enseño a mi hijo a ser autónomo

Mi hijo es muy activo y no para en todo el día, en vez de enojarme o frustrarme he decidido aprovechar esa energía para enseñarle a ser más independiente, basándome en algunos principios de la filosofía Montessori donde se busca que los niños hagan más cosas por sí mismos desde muy pequeños.

Desde muy bebé ha sido bastante demandante y a veces me agobiaba porque sólo quería estar conmigo, pero está creciendo (18 meses) y eso quiere decir que puede hacer más cosas. Creía que por su apego hacia mí jamás querría hacer algo por él mismo y me equivoqué. Poco después de cumplir el año, mientras le quitaba la ropa para ir al baño le dije "quítate los calcetines" (pensando que no sabría), le bajé un poco para que pudiera hacerlo él y se los quitó estirando de la punta. Eso me hizo entender que los bebés son capaces de hacer más cosas de las que creemos.

A partir de aquí sigo 3 cosas para enseñarle a ser independiente:

- Creo que puede hacerlo, no importa que lo haga mal, que tire las cosas, que no siga las instrucciones al pie de la letra, él puede hacerlo y cada día lo hará mejor. Como mamá le transmito lo que debe pensar de sí mismo y yo quiero que él sepa que puede.

- Le doy libertad, puede experimentar, subir y bajar lo que quiera (de acuerdo a las reglas de casa)

- Adapto la casa, tiene su propia mesa, cubiertos, juguetes a su altura, cesto para la ropa sucia, así que cada vez que se cambia le pido que ponga su ropa ahí, también cuando cambiamos su pañal, lo tira a la basura. Cada vez se lo pido menos porque sabe que cada cosa tiene su lugar.


Aquí unos ejemplos: lavarse los dientes, ayudarme con el aspirador y la escoba, comer solo, quitarse el pañal, los zapatos y dar de comer al perro (eso le encanta!).


Comentarios

Entradas populares de este blog

Botellas sensoriales

Las botellas sensoriales permiten el juego de descubrimiento para el bebé disfrutando de como se mueven las cosas dentro de las botellas, como suenan, sus colores, ... Y para más mayores, sirven para trabajar el lenguaje describiendo lo que pasa en las diferentes botellas e introduciendo vocabulario.
Las podéis hacer vosotros mismos si son para bebés, sino os pueden ayudar y es un buen ejercicio de motricidad fina que les ayudará a ir desarrollando los pequeños músculos que más adelante servirán para aprender a escribir. Les ayuda a hacer la pinza entre el dedo pulgar e índice y coordinar los movimientos que deben hacer a la vez el ojo y la mano para que las cosas entren por el agujero de la botella.
Para hacerlas primero necesitáis ir recopilando botellas de plástico. Le quitamos las etiquetas y con un poco de acetona le sacamos la mayor parte del pegamento que queda. Las limpiamos y dejamos secar por dentro y por fuera.
Una vez acabada cada botella, las he cerrado poniendo silicona…

Dibujo sorpresa

¿A quién no le gusta hacer magia? 
Hoy hemos echo magia con la pintura... mami ha dibujado una ardilla (a mi peque le encanta la canción del "Plim, plim, plim") con cera blanca sobre papel de dibujo blanco, y luego el peque con temperas de colores diluidas en un poco de agua y un pincel, ha ido pintando hasta que ha salido el dibujo por arte de magia. Cuando se seca es cuando más se ve el dibujo.

Lo podéis hacer con un animal, con letras, números, paisajes, lo que más les guste o incluso que pinten ellos con la cera blanca... imaginación al poder!

Instrumentos musicales

Mi pequeño explorador desde hace unos cuantos meses es un músico nato, le encantan todo tipo de instrumentos, verlos en la televisión, en las tiendas, conciertos, bandas de calle... se emciona mucho, pero muy exagerado.

Así que aproveché su etapa sensible y cuando vi las miniaturas de instrumentos AQUÍ no tardé ni un minuto en comprarlos. Y fue lo mejor que hice.


Cuando los vio se volvió loco, ya podían ser miniaturas que él los quería tocar, uno a uno, nos pedía que le pusiésemos vídeos de Youtube tocando esos instrumentos... se fijaba en cómo se tocaba y se lo ponía en la boca para soplar.

Le hice unas tarjetas con el nombre y el dibujo del instrumento para jugar a relacionar con la miniatura, también le gustó... (incluso papá se ha aprendido el nombre de algunos que desconocía...)

Le buscamos una cesta para guardarlo todo:

Y aquí, en el salón, tenemos el rincón de los instrumentos musicales, su favorito: