Ir al contenido principal

La importancia de no interrumpir

Una de las normas a seguir en un aula Montessori es "Nunca se debe interrumpir el trabajo de un compañero". Cuando interrumpimos el trabajo de un niño o de un adulto, estamos enviándole el mensaje de que lo que está haciendo no es valioso, o al menos no tan valioso como el motivo que nos lleva a interrumpirle.


A veces me sorprendo a mí misma interrumpiendo la concentración de mi pequeño explorador porque quiero decirle algo o porque quiero hacerle una sugerencia sobre lo que está haciendo. Por suerte esto me ocurre cada vez menos, y es que algo que todos nos deberíamos plantear antes de interrumpir a un niño es, "Realmente necesito interrumpirle?" y si la respuesta es no, lo mejor es dejar que el niño aproveche y refuerce su capacidad de concentración.

Es bastante común, sobre todo en el caso de los bebés, dar por hecho que cualquier cosa que estén haciendo no es suficientemente importante como para no ser interrumpida.


Un ejemplo que todos hemos vivido:

Un bebé está tumbado observando un móvil, o sus manos, o el reflejo de la luz en la pared, o cualquier cosa que en ese momento esté atrayendo su atención, y es interrumpido por un adulto que (con la mejor intención del mundo) empieza a mover un sonajero o a llamarle por su nombre para atraer su atención.
Esta interrupción está impidiendo que el bebé desarrolle su capacidad de atención, y le ha distraído de algo que tenía una importancia mucho mayor de lo que mucha gente imagina, algo en lo que estaba "trabajando".

Sí, aunque pueda sonar raro, los bebés y los niños trabajan constantemente, y por eso María Montessori era partidaria de llamar "trabajo" y no "juego" a lo que hacen los bebés y los niños, para darle la importancia que se merece.

Comentarios

Entradas populares de este blog

7 Actividades con piñas

El domingo pasado fuimos al bosque a pasear y a observar el otoño. Encontramos hojas, piñas, bellotas, alguna mariposa, hormigas, tronquitos... la verdad es que nos encantó pasar ese rato juntos y disfrutar de la carita del peque descubriendo el otoño por segunda vez, sus colores y olor, poniendo las cosas que íbamos encontrando en la cesta...
Encontramos tantas piñas que nos dio para hacer todas estas actividades, espero que os gusten!
1 PINTAR PIÑAS: Estuvo muy concentrado pintando una a una las 6 piñas que eligió para decorar-




2 PIÑAS CON GOMAS ELÁSTICAS:

Se trabaja la clasificación uno a uno, por colores, motricidad fina, fuerza de los dedos y de las manos...


3 JUEGO HEURÍSTICO:

Cajas, cartones de váter, hueveras, piñas y... creatividad y imaginación!


4. GUIRNALDA




5. PLASTILINA Y ELEMENTOS DE LA NATURALEZA:


He aquí la presentación que le preparé: plastelina de colores del otoño (amarilla, naranja, roja y marrón), piedras, piñas y tronquitos.

Se trata de que el peque crea lo que quiera…

Pintamos hojas y hacemos magia

Parece que quiere llegar el otoño de verdad... aún así sigue haciendo un sol de verano! Tenemos muchas ganas que llegue ya para ponernos las botas y el paraguas, saltar en los charcos y recoger más hojas.
Ayer hicimos esta actividad con las hojas que recogimos el jueves en la plaza del pueblo. Las pusimos encima de un papel DINA3, las pegamos con pegamento y el pequeño empezó a pintar con colores del otoño y pincel.


Cuando se cansó de pintar, quitamos las hojas y quedaron sus huellas. Este fue el resultado:


Ahora toca hacerle un hueco en el rincón del otoño!
*Podemos jugar a los encajes con las hojas que usamos y encontrar su sitio en el dibujo.

Botellas sensoriales

Las botellas sensoriales permiten el juego de descubrimiento para el bebé disfrutando de como se mueven las cosas dentro de las botellas, como suenan, sus colores, ... Y para más mayores, sirven para trabajar el lenguaje describiendo lo que pasa en las diferentes botellas e introduciendo vocabulario.
Las podéis hacer vosotros mismos si son para bebés, sino os pueden ayudar y es un buen ejercicio de motricidad fina que les ayudará a ir desarrollando los pequeños músculos que más adelante servirán para aprender a escribir. Les ayuda a hacer la pinza entre el dedo pulgar e índice y coordinar los movimientos que deben hacer a la vez el ojo y la mano para que las cosas entren por el agujero de la botella.
Para hacerlas primero necesitáis ir recopilando botellas de plástico. Le quitamos las etiquetas y con un poco de acetona le sacamos la mayor parte del pegamento que queda. Las limpiamos y dejamos secar por dentro y por fuera.
Una vez acabada cada botella, las he cerrado poniendo silicona…