Ir al contenido principal

Secretos para la compra de la ropa de un bebé de 3 a 12 meses

Queridas mamás, después de tener a mi primer hijo y habiendo pasado ya unos meses, empiezo a ver algunos de mis errores en la compra de ropa, sobretodo en tiendas de ropa infantil más fashion. Es normal. La mercancía entra por los ojos y como madre primeriza te enamoras de algunas piezas ignorando si van a ser cómodas para tu bebé. Créeme, si no te lees esto hoy, descubrirás demasiado tarde la inutilidad de las camisitas batista. Ahórratelas.

LO QUE SÍ DEBES COMPRAR:

Sí a los pantalones bombachos

Los pantalones con puño en el tobillo son mejores que los que quedan sueltos por 3 razones.  La primera y más importante es que a la que el niño se empiece a poner de pie, si el bajo del pantalón le baila, por el movimiento se lo acabará pisando y caerá como un saco de patatas. La segunda ventaja es que no importa si le vienen algo grandes porque nunca le vas a tener que ajustar el bajo.  La tercera razón es que el hecho de rodear el tobillo a la altura del calcetín evita que se cuele el frío.

Sí a los chándales y las sudaderas (sin capucha)

En cuanto el bebé deja de llevar peleles, se impone vestirlo ya de niñito.  El cambio tiene que ser gradual.  Es muy desconcertante para el bebé pasar del  mono con pie a los dockers con pullover.  Es demasiado pequeño todavía y necesita laxitud en la ropa.  Existen en el mercado conjuntitos afelpados de algodón con pantalón y sudadera que lo harán sentir confortable y calentito, sobre todo si le pones un buen body debajo.  Los pros y contras de la capucha los veremos más adelante.

Sí a las mallas

Si tienes una niña, las mallas serán tus mejores aliadas.  Existen de las ligeritas para el buen tiempo que con el crecimiento de tu hija se convertirán en piratas. Le darán un toque cool a tu nena, que seguirá estando monísima y comodísima. Para el invierno existen otro tipo de mallas que están forradas de felpa.  Las puedes combinar con jerséis largos y con vestiditos de lana.  Pueden funcionar como prenda de estar por casa o como elemento más elegante si las acompañas de unas botitas.  Acostumbran a ser muy económicas.

Sí a las chaquetas polares

Aunque no soy amante de las cremalleras, en este caso son bien recibidas.  Las chaquetillas polares se pueden usar como cardigan ligero de entretiempo, como relleno del abrigo en días muy fríos o como atuendo de quita y pon en función de la temperatura del ambiente.  Muy útiles en climas en los que hay que vestirse al estilo cebolla.  Son baratos, ocupan poco y pesan menos, así es que puedes llevar siempre uno en la cesta de la sillita por lo que pueda pasar.

Sí a los bodies grandes

No te estreses por comprarle uno que sea exactamente de su talla.  Los bodies son como los zapatos, hay que dejarle al niño un margen de holgura para crecer cómodamente.  Ten presente que tu hijo va a llevar bodies durante años,  así es que no tengas miedo a comprarlos algo grandes porque los aprovecharás igualmente.  Si las mangas le vienen largas, se la doblas.  Mejor unas mangas largas que unas ingles escocidas por el roce y los tirones.

Lo que no debes comprar a un bebé de 3 a 12 meses:


No a las etiquetas con nylon

Elimina las etiquetas de la ropa.  Si a tu bebé le rascan no sabrá como decírtelo y cuando llore, no sabrás por qué lo hace.  Hay algunas marcas como H&M que sí ponen etiquetas de algodón decentes pero otras marcas cosen sus etiquetas con un hilo de nylon, parecido al hilo de pescar, que además de pinchar la blanda piel del bebé es muy difícil de descoser.  En la actualidad he dejado de comprar marcas que vienen con este hilo.  porque no todo es válido a la hora de abaratar costes y menos hablando de niños.

No a los petos

De la misma forma que cuando estuviste embarazada ni se te pasó por la cabeza plantarte en la calle con un peto ochentero, ¿Por qué debería hacerlo tu hijo? Algunas de estas anacrónicas indumentarias ralentizan el proceso de cambio de pañal.  Asimismo, Los bebés se mueven e incluso se retuercen y los tirantes les tensionan los hombros.  Si tu bebé hablara te suplicaría que quemases el peto de una vez y le pusieras un chándal dominguero.

No a las camisas

Si no tenéis eventos importantes a los que asistir con el niño, no le compréis más de una camisa, por el amor de Dios.  Pensad que vais a estar lavando bodies y peleles todo el tiempo.  Las camisas de bebés tan pequeños suelen aburrirse hasta quedarse pequeñas en el fondo de la montaña de ropa por planchar. Los días normales nunca te apetecerá ponerle una camisa.

No a los peleles y pijamas con botones traseros

Muchos bebés de 3 meses todavía no saben cambiar de postura por sí solos y cuando están tendidos les pueden estorbar los botoncitos en la espalda.  Como que todavía no saben moverse para evitar que se les claven, llorarán. Por suerte, existe una gran variedad de pijamitas con botones delante que arroparán cómodamente a tu bebé en sus sueños más dulces.

No a los jerséis con capucha

Los jerséis con capucha van muy bien en períodos de entretiempo, por si se pone a llover de repente.  En cambio, el resto del año a mí no me convencen.  Imagínate a tu bebé durmiendo en la sillita notando todo el tiempo el bulto de la capucha en la nuca.  Si además ya lleva una chaqueta con capucha, se le duplica la incomodidad.  Si opinas como yo, puedes optar por ponerle un gorrito bien completo y una bufanda en lugar de la capucha.
Espero, nueva Mamá, haberte sido de utilidad con estas 10 ideas para invertir tu dinero en ropa ideal para tu bebé.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Botellas sensoriales

Las botellas sensoriales permiten el juego de descubrimiento para el bebé disfrutando de como se mueven las cosas dentro de las botellas, como suenan, sus colores, ... Y para más mayores, sirven para trabajar el lenguaje describiendo lo que pasa en las diferentes botellas e introduciendo vocabulario.
Las podéis hacer vosotros mismos si son para bebés, sino os pueden ayudar y es un buen ejercicio de motricidad fina que les ayudará a ir desarrollando los pequeños músculos que más adelante servirán para aprender a escribir. Les ayuda a hacer la pinza entre el dedo pulgar e índice y coordinar los movimientos que deben hacer a la vez el ojo y la mano para que las cosas entren por el agujero de la botella.
Para hacerlas primero necesitáis ir recopilando botellas de plástico. Le quitamos las etiquetas y con un poco de acetona le sacamos la mayor parte del pegamento que queda. Las limpiamos y dejamos secar por dentro y por fuera.
Una vez acabada cada botella, las he cerrado poniendo silicona…

Dibujo sorpresa

¿A quién no le gusta hacer magia? 
Hoy hemos echo magia con la pintura... mami ha dibujado una ardilla (a mi peque le encanta la canción del "Plim, plim, plim") con cera blanca sobre papel de dibujo blanco, y luego el peque con temperas de colores diluidas en un poco de agua y un pincel, ha ido pintando hasta que ha salido el dibujo por arte de magia. Cuando se seca es cuando más se ve el dibujo.

Lo podéis hacer con un animal, con letras, números, paisajes, lo que más les guste o incluso que pinten ellos con la cera blanca... imaginación al poder!

Instrumentos musicales

Mi pequeño explorador desde hace unos cuantos meses es un músico nato, le encantan todo tipo de instrumentos, verlos en la televisión, en las tiendas, conciertos, bandas de calle... se emciona mucho, pero muy exagerado.

Así que aproveché su etapa sensible y cuando vi las miniaturas de instrumentos AQUÍ no tardé ni un minuto en comprarlos. Y fue lo mejor que hice.


Cuando los vio se volvió loco, ya podían ser miniaturas que él los quería tocar, uno a uno, nos pedía que le pusiésemos vídeos de Youtube tocando esos instrumentos... se fijaba en cómo se tocaba y se lo ponía en la boca para soplar.

Le hice unas tarjetas con el nombre y el dibujo del instrumento para jugar a relacionar con la miniatura, también le gustó... (incluso papá se ha aprendido el nombre de algunos que desconocía...)

Le buscamos una cesta para guardarlo todo:

Y aquí, en el salón, tenemos el rincón de los instrumentos musicales, su favorito: